jueves, 9 de marzo de 2017

Carta a mi hija que quiere ser #médica

Tengo una hija que quiere ser médica y dice que quiere ser médica de familia, como yo, porque hago muchas cosas diferentes, tengo el reconocimiento de los pacientes y soy una persona reconocida en la comunidad donde vivo, aunque dice que trabajo demasiado y que se decidirá por ser ginecóloga en la sanidad privada. Quizás no sabe que con cualquiera de las elecciones seguirá siendo médico, con todo lo que conlleva.

Quiero decirte hija, que ser médico es una profesión noble y humanista que se ejerce con vocación. Porque médico no es solamente aquella persona que está autorizada legalmente a ejercer la medicina, sino que lo hace con humanidad, conocimiento cientifico-técnico y vocación de servicio a los demás, no es sólo llevar una bata blanca limpia, sino manchártela por el contacto íntimo de tus pacientes.
Como médico influirás en la comunidad que te rodea para mejorarla, serás si te identificas como tal, alguien al que tengan en cuenta en sus opiniones, por eso siempre deberás guardar las normas éticas y de comportamiento de nuestro código y deberás dar ejemplo público de hábitos y vida saludable.
Debes saber que te perderás muchos momentos con la familia y amigos, mientras tu estás estudiando para tu grado, examen MIR o cuando estés de guardia. Que te llamarán desde tu casa por que tu hijo tiene fiebre mientras tu atiendes a los hijos de los demás por ese motivo. 
Serás bien recibida en las casas y te rodearán muchos conocidos al saber que eres un médico, pero deberás identificar quienes son los amigos y quienes se acercan a ti por interés.
Verás la vida de forma diferente que los demás, comprenderás que la muerte es parte de la vida y que a veces sólo la separan una milésima de segundo, un instante, una coincidencia, un lugar. 
Deberás estar al lado de personas que sufren y mueren, y tendrás que tragarte tu pena, a veces tendrás que llorar a escondidas para que no te vean tus compañeros. Se paciente con ancianos, niños y personas necesitadas de tu ayuda. Podrás, como médico, entrar en las casas de la gente y notarás a veces, como tu sola presencia alivia al enfermo.
Tendrás que acostumbrarte a realizar multitareas, con continuas interrupciones y te verás obligada a lidiar con desafíos desconocidos. Tendrás obligatoriamente que tomar decisiones rápidas que pueden afectar a la calidad o cantidad de vida de las personas que atiendes.
En los tiempos que corren muchos pacientes y algunos médicos, se han separado, y ya no están en el mismo bando, te intentarán separar los objetivos, los registros, los tiempos, las excusas... pero no olvides nunca que tu sitio siempre está al lado del paciente. Se habla de medicina defensiva como una forma habitual de atender pacientes, en vez de acompañar a los pacientes durante el curso de su enfermedad, si tienes que elegir al tomar decisiones entre quien te contrata y tu paciente, elige siempre a este último.
El contacto íntimo con personas que sufren, a veces hará que enfermes de una desgaste profesional o burnout, mantén los pensamientos positivos, confía en ti, haz ejercicio físico (si es posible ve en bici al trabajo), se perfeccionista pero haz la vista gorda de vez en cuando.
Los tiempos han cambiado, cualquiera con acceso a internet te discutirá sus síntomas, siempre respóndele como médico, con ciencia, evidencia y experiencia, no lo hagas como cualquier dr. google. Utiliza siempre la información que te de el paciente para aprender y sacar conclusiones, él es el que más sabe de su cuerpo.
Si eliges ser médica sabiendo todo esto, se feliz ejerciendo tu profesión, intenta hacerlo siempre bien, cuando tengas que decir "no" hazlo de forma razonada y sin sentir remordimiento.
Cuando te toque ver morir a la primera persona en el ámbito profesional, ten calma y recuerda que tu eres una de las últimas caras que verán.


28 comentarios:

  1. Preciosa carta. Seguro que es una gran doctora como su padre.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ana por comentar, primero deberá lograr entrar, luego el título y finalmente ser médico

      Eliminar
  2. Si hay abogadas y arquitectas, ¿por qué parece tan mal que nos llamemos MÉDICAS?
    Lo que no se nombra no existe, desgraciadamente.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Llevas razón, mi hija además quiere ser médica, lo cambio, gracias

      Eliminar
    2. La RAE tiene la respuesta, MÉDICO es un sustantivo invariable en cuanto a género; MÉDICA es un adjetivo.

      Con cariño, una orgullosa Médico.
      PD: Comparto todo lo que cuentas sobre nuestra noble (y dura) profesión. Suerte para tu hija.

      Eliminar
    3. Entonces, igual deberíamos hacer que la RAE modificase esa definición!!

      Eliminar
    4. La RAE no dice nada de eso... La RAE reconoce en todo momento la forma MÉDICA como la correcta para referirnos a las mujeres que somos médicas!! =)

      Y aquí dejo la anotación del Panhispánico de dudas.

      médico -ca. ‘Persona que ejerce la medicina’. El femenino es médica (→ género2, 3a): «La médica quiere tratarle la cistitis con nitrato de plata» (Futoransky Pe [Arg. 1986]). No debe emplearse el masculino para referirse a una mujer: la médico.

      Eliminar
  3. Esperemos que nuestros hijos médicos ejerzan su labor con esta filosofía y no como si fuera una empresa y ellos los empresarios. Desgraciadamente, la nota de ingreso en la Universidad tan disparatada hace que muchos médicos actuales ejerzan como empresarios y los que tienen vocación de verdad se queden fuera

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Llevas mucha razón, ahí está la primera presión de la larga carrera de obstáculos que es llegar a ser médico. Gracias por comentar

      Eliminar
    2. Preciosas palabras verás como será una buena médica como su padre

      Eliminar
  4. Preciosa carta! Me he emocionado al leerla! Tendrá una hija médica igual de brillante que usted!

    ResponderEliminar
  5. Ser médico o médica para mi es una vocación. Tal y como has puesto, siempre hay que pensar q somos personas, tratamos con personas y que en ocasiones una sonrisa, una palmada, ... La empatia es tan importante como el resto: el diagnóstico, tratamiento....
    Ojalá muchos médicos leyeran tus palabras y recordaran los principios de humanidad.
    Mil gracias por compartir tus pensamientos

    ResponderEliminar
  6. Preciosa carta llena de sentido común y sensibilidad de la que carecen muchos profesionales de la salud, que como bien dices tiene que ser vocacional y siempre el paciente por encima de todo. Teniendo un padre así, seguro que lo ha mamado y será una gran profesional. Felicidades!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por comentar Almudena, espero primero que ella decida y pueda realizar su eleccion, ya sabes la dificultad de las calificaciones

      Eliminar
  7. Todo cierto.
    Despues de 30 años de profesion estoy deseando jubilarme
    Pero no me arrepiento ni de un segundo de mi trayectoria

    ResponderEliminar
  8. Muy buena carta, suerte a su hija en esta hermosa aventura de la medicina, soy médico venezolano y aun con todas las dificultades que hay en mi país volvería a ser medico una y mil veces...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por comentar. Saludos a los compañeros venezolanos.

      Eliminar
  9. ¡¡Preciosa carta!!
    Desde que ejerzo la medicina, y no hace tanto... me he planteado muchas veces si recomendaría esta profesión. No he llegado a ninguna respuesta concreta y clara. Si mis hijos (de tenerlos) sintieran curiosidad por la medicina, no les animaría ni les desanimaría... les pasaría esta carta.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, yo también tengo dudas si recomendárselo o no, si tengo claro que debe conocer la realidad para poder elegir, aunque ella me ve día a día.

      Eliminar
  10. Magnífico Ángel , que grande te hacen estas palabras y que bien pueden hacer tanto a los que van a empezar a ejercer está profesión como a los que ya llevamos muchos años en ella
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Magnífico Ángel , que grande te hacen estas palabras y que bien pueden hacer tanto a los que van a empezar a ejercer está profesión como a los que ya llevamos muchos años en ella
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. De lo que no me cabe duda Angel es de tu gran inteligencia emocional y ojalá muchos médicos con los que colaboro la tuviesen. No obstante sintiendo la profesión como la expresas tu hija será una fabulosa médico.

    ResponderEliminar
  13. yo tb soy una MÉDICA d familia q me ha gustado mucho e ilusionado leer tu carta , y creo q en una profesión d mujereres y feminizada debemos d reivindicarnos como mujeres también en el nombre d nuestra profesión

    ResponderEliminar
  14. a mí tb como MEDICA d familia me ha gustado e ilusionado leer tu carta y como mujer trabajadora en esta profesión d mujeres y feminizada creo q tenemos q reivindicarnos como mujeres (valga la redundancia) y nombrarnos como tales y espero q tu hija sea una médica fabulosa

    ResponderEliminar
  15. HOLA TENGO 57 AÑOS Y 28 AÑOS DE EJERCICIO COMO MÉDICO DE FAMÍLIA DE CABECERA. ME GUSTA MI PROFESIÓN Y LA RELACIÓN MÉDICO PACIENTE CON POCOS ARTILUGIOS POR EL MEDIO.SABER ESCUCHAR Y UNA ADECUADA ENTREVISTA CLÍNICA. PERO CON LA QUE ESTÁ CAYENDO ME ALEGRO MUCHO QUE MIS HIJOS NO HAYAN ELEGIDO MEDICINA.NO TENDRÁN LAS EXPERIENCIAS DE SER QUERIDO POR LOS PACIENTES O HABER ATENDIDO EN DOMICILIO LOS ÚLTIMOS DIAS DE AGONIA O SER UN INTERLOCUTOR DENTRO DE LA DINÀMICA FAMILIAR ETC ETC ETC.PERO TENDRÁN OTRAS ALEGRIAS. YA HAN VISTO BASTANTE A SU PADRE ESTUDIAR TODOS LOS DIAS,OPOSITAR,GUARDIAS,ETC...HAN QUEDADO EMPACHADOS.

    ResponderEliminar
  16. Esta carta es un referente, una versión actualizada de «¿Quieres ser médico, hijo mío» de Hipócrates. No ha cambiado nada y todo. Creo que deberíamos difundirla desde el corazón...Touchê!

    ResponderEliminar
  17. Me veo con mi hijo que empieza en 15 días la carrera. Me encanta tu carta es el mismo sentimiento que despierta en mi corazón . Como tú pienso que es lo más bonito del mundo trabajar por los demás, en ello de vas dejando la piel la alegría nos vamos volviendo más tolerantes sabemos que el paciente posiblemente no siga nuestras indicaciones pero seguimos con una sonrisa volviendo a repetirse las. Humanidad y ciencia.Asertividad y estudio. Un saludo compañero

    ResponderEliminar